Fuentetaja

 

Boletín de novedades

Regresar a: Catálogo

Historia natural de los cuentos de miedo

Autor: Rafael Llopis
380 pp.
14.5x22.5
Precio
Precio:21,00 €
Ejemplares:
Ediciones y talleres de escritura creativa Fuentetaja recupera con esta Historia natural de los cuentos de miedo, el primer estudio sistemático sobre la literatura de terror desde sus comienzos hasta sus últimos desarrollos, emparentados con la ciencia ficción.

La aparición de la primera edición de este libro a mediados de los años setenta del pasado siglo (que se anunciaba modestamente como un esbozo) fue saludada como el intento más riguroso por compendiar la narrativa de terror jamás realizado en nuestro país. Desde entonces, la consideración sobre la originalidad de los análisis de Rafael Llopis se ha extendido de forma notable entre aficionados y expertos.

Hoy, casi 40 años después, presentamos de nuevo la esperada obra con la revisión exhaustiva del autor, Rafael Llopis y la actualización de José Luis Fernández Arellano. Algunos extractos del ensayo que encabeza el libro:

Al hablar de cuento de terror o cuento de miedo me refiero a un género literario cuya finalidad primordial es producir, como decía Walter Scott, «un agradable estremecimiento de terror sobrenatural». Me refiero a un tipo de relato cuya materia prima no es tanto la muerte en sí como lo que haya o pueda haber después de la muerte: lo sobrenatural, la vivencia del Más Allá.

….

Lo primero que el hombre conoció de la muerte, o, mejor dicho, de los muertos, fue el terror. El cadáver, hasta entonces persona normal, familiar y tranquilizadora, se ha convertido de pronto en un ser completamente diferente, terrible e incomprensible, ajeno al orden normal de las cosas, perteneciente en cambio al reino del mysterium tremendum, de lo numinoso; es decir, se ha convertido en un demonio.

Para protegerse de él, el hombre más primitivo levanta el campamento y toda la tribu huye del paraje donde queda abandonado el cadáver. El menos primitivo lo entierra y coloca encima una pesada losa para que no escape. El hombre moderno niega la existencia de la vida de ultratumba.

…..

A este Otro Mundo místico es adonde finalmente van a desembocar la historia del cuento de terror y la vivencia de la muerte: de la zona crepuscular del País de los Muertos al vasto espacio sagrado del Más Allá que todos llevamos dentro y que es reconociblemente el mismo en todas las leyendas: naturaleza bellísima, colores vivos, pájaros, música, perfumes, un transcurso distinto del tiempo, una inmensa paz de los que ya nada tienen que perder. No muy lejos debió andar Carl Gustav Jung en 1944, a consecuencia de un infarto; según cuenta él mismo, llegó a sentir antipatía hacia el médico que le había devuelto al «sistema de los cajoncitos», que es como él llamó entonces al tedio de la duración unidimensional cotidiana. Las personas que han pasado por esta experiencia de la muerte no se vuelven destructoras, lúgubres o masoquistas, sino todo lo contrario: creativas, alegres y libres. Quedan vacunadas para siempre contra el miedo a la muerte. La vida cobra para ellas un sentido nuevo, sin el cual antes resultaba absurda. «Si los hombres supieran lo que es la muerte —dice Michael Ende— ya no le tendrían miedo. Y si ya no le tuvieran miedo, nadie podría robarles, nunca más, su tiempo de vida».